Copy
Muchas oportunidades para equipar más de 300 mujeres en Nicaragua
View this email in your browser
Share
Tweet
Forward

Nicaragua en resumen... con Eufemia y Marjorie
Equipando a mujeres nicaragüenses para que se conecten más profundamente con Dios y con otras hermanas

Gracias a la Iglesia de Cristo Francisco Meza, Managua, y su servicio como anfitriones para mi tiempo en Nicaragua.
(foto de las mujeres de Francisco Meza arriba)

Durante los nueve días que pasé en Managua y San Marcos, tuve la oportunidad de enseñar cinco clases, presentar seis conferencias y fui entrevistada en un canal de televisión nacional (video disponible por YouTube empezando a los 10:27 minutos).

Además, había al menos seis reuniones privadas con personas que querían conversar más al fondo de lo que fueron sus luchas personales. Les pude aconsejar y animar, y oramos juntas.

Gracias a Dios, pude equipar a más de 300 mujeres y sólo Dios sabe cuántos escucharon el programa por televisión. Varias nos llamaron durante la entrevista o mandaron mensajes de texto y unas nos llamaron después para pedir más información.

Dios bendijo cada aspecto del viaje a pesar del calor que me afectó mucho físicamente y las pequeñas complicaciones que siempre se presentan.

¡Qué tremenda bendición servir a nuestro Señor de tantas maneras y en tantos lugares!

Saludos a los hermanos de las congregaciones de Francisco Meza, José Dolores, La Habana, Grenada, y Almendro (San Marcos).

Equipando a las mujeres
Había dos mujeres con las cuales pasé más tiempo durante mi visita a Nicaragua. Marjorie (a la izquierda en la foto abajo) me recibió en su casa con sus tres hijos y Eufemia (la del medio en la foto) me acompañó en toda actividad que se realizó.

Si me permiten, les quiero contar un poco de las historias de Marjorie y Eufemia y cómo Dios me usó para animar y equiparlas y luego cómo Dios las usó para animar y equipar a otras.

Eufemia
Dado que Eufemia (la del medio en la foto arriba) me acompañó en cada una de las actividades que se realizaron, aprendió mucho en las clases y en nuestra conversación entre los eventos también.

El domingo, mi último día en la ciudad, salí disparada para el aeropuerto para recibir a alguien que traía más libros por la gran necesidad que veíamos y el interés en ellos. Cuando me fui, no sabía que había una hermana que quería citarse conmigo para conversar algo más a privado. Se acercó a Eufemia para pedir una cita y Eufemia le explicó que ya no había tiempo para eso, pero que estaba a la orden. Se pusieron a hablar las dos y Eufemia le animó con muchas palabras y le dio una copia de las hojas que yo había repartido sobre la salud espiritual de la mujer y los recursos que se encontraba en ellas.

Cuando Eufemia me contó esa historia, me alegró muchísimo, no sólo por el hecho de que Eufemia pudo ayudar a la hermana, pero más también porque Eufemia sintió más equipada para animarla después de todo lo que había aprendido durante la semana.

Marjorie
La conferencia que compartí en la congregación de Francisco Meza fue Victoriosas y gozosas en la batalla. En ella, se habla mucho de la depresión y el desánimo como aspectos comunes de la angustia que enfrentamos, especialmente como mujeres. Seguimos el trayecto del Salmo 20 en las clases y en el desarrollo de los temas.

Después de la conferencia y las historias personales que yo comparto, Marjorie (la que está a la izquierda en la foto arriba) se abrió para contarme sobre su propia experiencia con la depresión. Dios es fiel y ella cuenta con victoria como Dios y su familia le ayudaron a superar ese tiempo.

Pero lo mejor es cuando podemos consolar a otros con el consuelo que hemos recibido (2 Cor. 1:3-7).

El día sábado, Marjorie nos acompañó a San Marcos, un pueblo que queda fuera de la ciudad, para compartir una conferencia sobre el mismo tema de Victoriosas y gozosas en la batalla. Por lo que ella aprendió y afirmó de las clases que yo ya había dado en su propia congregación, ella pudo compartir más al fondo con las hermanas que se encontraron en su grupo pequeño en San Marcos.
Por su propia experiencia y nuevo entendimiento, ella animó a las de su grupo y pudo servir como la que les respondía las preguntas.

¡Qué maravilloso es Dios cuando vemos de inmediato el fruto de nuestro labor!

Muchísimas gracias
Doy muchas gracias a Dios por la oportunidad de compartir con muchas mujeres en Nicaragua, pero más gozo me da cuando las veo equipadas para animar y equipar a otras, cuando las veo inspiradas en su propia relación con Dios y a seguir profundizándola.

Gracias por las oraciones que me acompañaron y les pido que me mantengan siempre en sus oraciones – que Dios nos de mucha sabiduría para seguir cumpliendo con el llamado que nos ha dado para animar y equipar a mujeres en sus relaciones con Dios y las unas con las otras.

M.

P.D. Tus donaciones han hecho posible todo para el MHRH hasta el momento y queremos contar con ellas y aun más para el año entrante. ¡Gracias!
(Haz clic aquí para realizar una donación a través de nuestra página web, o puedes enviar un cheque a IRSM, 1 Susan Dr. Searcy, AR  72143.)

 
Anota nuestra dirección nueva:
1 Susan Dr.
Searcy, AR  72143

Toda donación y correspondencia debe ser dirigida a la nueva dirección.
Gracias por tu colaboración y por tus oraciones!
Luz para las Rosas es el programa de radio del MHRH que se publica por La Voz Alegre. El segmento de 2 a 3 minutos es narrado por Michelle J. Goff. Son palabras de ánimo para la mujer.
Está disponible el nuevo libro, En la mano derecha de Dios: ¿A quién temeré?
Copyright © 2016 Ministerio Hermana Rosa de Hierro, All rights reserved.


unsubscribe from this list    update subscription preferences 

Email Marketing Powered by Mailchimp