Copy
Use this area to offer a short preview of your email's content.
View this email in your browser

Salir de la casa a la escuela

Cómo hacer la transición más pacífica


Las mañanas suelen ser estresantes, todo el mundo corre, se alistan, vamos tarde, las presas, los niños lloran y los adultos gritan por la hora. Te suena familiar?

Nuestro objetivo suele ser el mismo, alistar a todos cuánto antes para poder salir e irnos de la casa a tiempo. Y esto suele provocar conflictos.

Qué tal si cambiamos nuestro objetivo? Por supuesto que igual vamos a ocupar que todos se alisten para salir, pero es diferente nuestra forma de proceder cuándo cambiamos nuestro objetivo para que este sea conectarnos con nuestros chicos antes de un día  alejado. 

  1. Que todos se acuesten lo más temprano posible: Si los despertares son una lucha, si casi que los tienes que sacar de la cama arrastrados, si tienes que despertar a los chicos en la mañana es que no están durmiendo lo suficiente. Dado que la hora de despertarse es probable que no sea modificar, entonces trabajemos en acostarlos más temprano.
  2. Acuéstate tú más temprano: Si dependes de una alarma para despertarte, si también tienes que luchar para despertarte, entonces tu tampoco estás durmiendo lo que deberías. No hay forma de inicies bien el día si te levantas de mal humor por el cansancio.
  3. Mete tiempo para tiempo extra: Levantate más temprano que los chicos para que estés mudada y relajada antes de interactuar con ellos. Planea el tiempo para que puedas llegar 15 minutos antes al kinder o al trabajo, de esa forma aún si vas tarde con la rutina, es probable que llegues a tiempo en todo lado. 
  4. Prepara la noche anterior: Todos lo sabemos, dejar meriendas, almuerzos, ropa lista... pero no siempre lo hacemos. A veces nos acostamos tarde por estar en la computadora o haciendo otra y no solo nos vamos a levantar más cansados y estresados sino que vamos a tener más cosas que hacer!. De ser posible incluye a tus hijos en esta rutina, para que ellos también puedan elegir su ropa y el juguete que se quieren llevar al carro en el viaje, de esa forma podes evitarte conflictos de "eso no era lo que me quería poner"
  5. Asegurate de tener unos 5 minutos con cada chico antes de que se levanten: Sé que suena difícil porque 5 minutos son preciados, pero esos 5 minutos en la cama antes de iniciar el día puede ser la conexión necesaria para que tus hijos quieran colaborar en lugar de pelear. Se pueden levantar más relajados y listos para superar la separación del día. 
  6. Usa rutinas para mejorar las transiciones: A los niños normalmente les cuesta hacer transiciones de una actividad a otra y las mañanas están llenas de transiciones. Ejemplo si sacar a tu tesoro de las cobijas es difícil, a la hora de terminar los 5 minutos de chineo anteriores, pueden ir de la mano a desayunar mientras hablan de algo que agradezcan. Obvio tu agradecimiento va a ser algo hermoso que amas de tu hijo. De esta forma transformamos la rutina de levantarse de la cama y lo hacemos en algo lindo y significativo que tu hijo espere.
  7. Simplifica y adapta tu rutina: Todos somos diferentes, a algunas personas les gusta desayunar apenas abren los ojos, otros necesitan hacerlo después. Conoce a tu hijo y adapta la rutina. Puede que tu hijo prefiera comer antes de bañarse o puede que prefiera hacerlo depués o inclusive puede que le guste hacerlo en el carro. Puede que prefieras peinar a tu hija con una trenza en la noche o hacerle en la mañana una cola simple para evitarte algun conflicto que se relacione al peinado. No existen reglas en esto, haz lo que mejor se ajuste a tu familia. 
  8. Cede control en lo que aplique: Puede que tu hija quiera mudarse y andar mudada y ponerse los zapatos justo al salir de la casa y no antes. Puede que quiera orinar apenas se despierte o puede que le guste hacerlo después de desayunar. Respeta. El orden no afecta el resultado y puede darles mucha paz 

Haz la conexión con tus hijos una prioridad. No recordaras que salieron en punto todos los días, pero si recordarás los 5 minutos en la cama o ir de la mano a desayunar o rezar juntos en la puerta antes de irse al kinder. 

Cómo ayudar a un preescolar 

Cómo hacer para que colaboren más con las teachers 


La inclusión a un materna o un prekinder suele ser una transición difícil para la mayoría de los niños, algunos se retraen, otros se ponen muy activos, algunos protestan las separaciones de los padres, algunos se portan maravilloso en el kinder y se desarman al llegar a la casa y algunos tienen dificultad siguiendo instrucciones. La gama de reacciones es grande, pero los podemos ayudar con algunas cosas:
  1. Ayuda a tu hija a establecer una buena relación con la maestra: Esta es la forma más rápida para mejorar la colaboración de los chicos. Habla con la maestra. Una maestra con experiencia reconoce la necesidad que tienen los niños de forma vínculos con ellas y puede encontrar formas de hacerlo.
    También tu puedes ayudar en el proceso fomentando un sentimiento de familiaridad y afecto por la maestra. Haz a la teacher parte de la vida de tu hija hablando de ella "Estoy segura que a la teacher Mariana le encantaría este dibujo... La teacher Mariana me contó lo mucho que te esforzaste hoy en hacer esta manulidad...te gustaría llevarle este dibujo a la teacher Mariana?"
    Puedes tomar una foto de tu hija y la maestra y pegarla en la refri y hablar sobre ella "Seguro a la teacher Mariana le gusta la pasta igual que a ti". Conforme tu hija vea que la maestra es una parte importante en la vida suya y es alguien a quien querer, se hace más fácil que escuche a sus pedidos. Ese mismo amor que vamos a desarrollar en tu hija por la maestra, también ayudará que la maestra desarrolle esa misma relación con tu hija.
  2. Trabaja con tu hija y la maestra en navegar transiciones negativas: Imagina a tu hija concentrada en una tarea y llega la maestra y le pide algo. Es difícil dejar de hacer algo que le gusta por algo que no.
    Es importante notar qué funciona para tu hija, notalo en la casa.. talvez es avisarle 2 minutos antes? Tocarle el hombro? Tener contacto visual antes de hablarle? Darle opciones? Ayudarla? Darle espacio? Talvez ocupa que le diga cuánto va a durar una actividad antes de pasar a la siguiente? Talvez ocupa saber las actividades del día desde la mañana para saber qué esperar?
    Todos los niños son diferentes y es un error pensar que todos responden igual a la misma dirección. 
    Pasale la información a la maestra, encuentren formas similares que la maestra pueda hacer sin tener que ir a complicaciones mayores.
  3. Mantente conectada: Las separaciones son dificiles. A veces cuando vienen del kinder, tendemos a ir hacer todo lo de la casa y meternos en la rutina apenas podamos. Se nos olvida conectarnos con ellos. Incluye en tu rutina un snack con tu preescolar, donde puedan hablar, abrazarse o simplemente estar juntos. 
    Si las separaciones son dificiles, tambien puedes darle una foto de la familia que tu hija pueda ver durante el día. 
  4. Habla con ellos: Averigua si tienen miedos en la escuela. No intentes convencerlos de que no hay nada que temer o que todo esta bien. Escucha. Abraza. Diles que los amas y pregunta si puedes ayudar con el. Resiste la tentacion de decir que no pasa nada. 

Copyright © *|2013|* *|Boletín La Nueva Crianza|*, Derechos reservados

Info a andrea@crianzaconapego.co.cr
Facebook: https://www.facebook.com/crianzaconapegocr 



unsubscribe from this list    update subscription preferences