Copy
Boletín "La Buena Crianza" por Andrea Acosta
Ver este correo en una página de internet. 

Cuándo los niños pegan

Pero no parecen bravos

Talvez una de las cosas que más nos confunden como padres es ver a un hijo pegando "de la nada" según decimos. No vemos provocación y ni siquiera nos parecen bravos... con lo que podemos ver simplemente pegó o lastimó a otra persona, niño o adulto, casi que por gusto. 

En ese momento nos preocupamos y nos confundimos: Será que estaré criando a un maleante que no tiene sentimientos de empatía por los demás? Porque cuando pegan estando bravos al menos sabemos lo que pasa! 

Qué es lo que sucede cuándo pegan y su rostro no muestra ninguna emoción?
De una u otra forma decimos con un tono áspero y fuerte "No se pega! Eso duele" y esperamos que sea la última vez... aunque sabemos que no lo va a ser. No porque nuestro hijo sea un monstruo sino porque al alejarnos emocionalmente de ellos, sus emociones no se disuelven o se sanan sino que tan solo las empujan más adentro. Conforme más adentro las tengan escondidas más van a pegar "de la nada" y nos parecerá que no tienen remordimiento al hacerlo. Lo que en realidad está pasando es que se está escondiendo de esas emociones, no saben que hacer con ellas, piensan que el sentirlas los hace malos niños, en definitiva no nos pueden confiar con ese lado que ellos piensan nos desagrada y mejor congelan su corazón y no sienten nada. Total todos sabemos que a veces es más fácil hacernos "los duros" y levantar murallas antes que admitir lo mucho que duelen las cosas.  

Pero cómo hago para que baje esas murallas y de paso deje de pegar?
El primer paso como siempre es nuestro:

  1. Demuéstrale que lo amas de forma incondicional: A veces en nuestro afán de enseñarles que no se debe pegar nos desesperamos por una solución rápida y pensamos que si nos enojamos lo suficiente aprenderán a no hacerlo. Lo que realmente pasa es que están aprendiendo que tienen partes "malas" que ni mamá quiere ver. Eso significa que de verdad sí son tan malos como mamá piensa y se alejan de nosotros. Y nosotros de ellos. 
    En este momento debemos resistir nuestra tentación de alejarnos y reconocer que nuestro hijo no es un monstruo, tan solo un niño muy asustado que no sabe cómo confiar ni en si mismo. No sabe que es bueno y esto lo asusta.  
     
  2. Ayúdalo a sacar su enojo: Los niños ocupan sacar su enojo y su miedo, sin embargo no siempre saben hablar de ello o tan siquiera saben lo que están sintiendo. La forma innata que los niños tienen de sanar es mediante el juego y las risas. Permítele sacar ese miedo que tiene de ser violento.. mediante el juego. Que juegue a ser un dinosaurio o un monstruo o lo que le nazca y vos juegas a asustarte y reírte. Esto no va a "reforzar" su violencia, le va a permitir sacar ese lado en un ambiente controlado y con tu compañía. Lo va a hacer con vos y no solo. 
     
  3. Aumenta el tiempo con tu hijo: Sé que lo tradicional es más bien alejarlo de ti cada vez más para que vea que "brava" estás pero eso tan sólo le echa leña al fuego. Va a empujar más sus sentimientos hacia adentro, inclusive los buenos. Invierte tiempo con tu hijo a jugar lo que sea que quiera jugar, para sentirse aceptado, amado y cercano a vos. Para que pueda confiar en demostrarte quién es y hacerlo sin temer perderte. 
     
  4. Ayúdalo a sentir...: Cuando golpee acércate a el. Aunque no parezca sentir nada creéme que muy adentro sí lo está haciendo, simplemente no sabe ser vulnerable en ese momento. Recuerda que debe sentirse muy solo en ese momento y muestra compasión.  Refleja lo que estás viendo "Debe ser difícil sentir tantas cosas en tu corazón"... "tener un hermano menor ha de ser difícil. Está bien que no siempre te caiga bien". Continua reflejando hasta que demuestre algo. Puede que sean lágrimas pero probablemente iniciará bravo diciéndote lo mucho que está bravo con vos o con papá o con el hermano o con el mundo. Permítele sentir eso y permítele saber que es amado aún cuando no es perfecto. 
     
  5. Reconoce lo bueno: Sé que este punto suena cliché.. pero cuando estamos con un niño que está siendo agresivo a veces parece que es lo único que vemos en el. O al menos lo único que le decimos. Dile cuánto aprecias que te haya ayudado acomodar la comida o lo mucho que te gusta lo fuerte que te abraza. 
     
  6. Prevención: En el momento en que veas que la situación está tensa o si lo ves retraído o ves una señal de alarma (A veces nada más lo "sentimos"), acércate a el y ayúdalo con sus sentimientos "Está tenso acá. Yo estoy para ayudarte. Ocupas que nos demos un abrazo para sentirnos mejor?"
     
  7. Todo pasa: Ante todo recuerda que es un niño bueno y esto también pasará. Lo harán juntos y saldrán de esto más unidos. 

    Quieres más apoyo sobre cómo ayudar a los niños cuándo pegan, muerden o son violentos de alguna forma?
    Sería un honor para mi acompañarte.

    Libro impreso para Costa Rica: www.crianzaconapego.co.cr  
    Libro digital para todos los demás países: http://www.amazon.com/dp/B00TYW54HE

Síguenos en Facebook Envía esto a un amigo

Te gusta el contenido? Envíaselo a un amigo y hagamos crecer nuestra hermosa comunidad que cría con amor y respeto. 

Recuerda que tu amigo tendrá que subscribirse para seguir recibiendo  los boletines y lo puede hacer acá: http://eepurl.com/z6Dg1

Juntos por la buena crianza!
Andrea Acosta